COOKE ANAMORPHIC FF SF

Las nuevas Cooke Anamorphic FF SF han continuado la tendencia del full frame en detrimento del Super 35. Este formato se ha adoptado también en las lentes anamórficas ya que así nos permite cubrir los cada vez mayores sensores de las cámaras full frame. Las Cooke Anamorphic FF SF ofrecen el archiconocido look Cooke con un toque más vintage y un flare más cañero. 

 

 

Como os contábamos, las nuevas lentes Cooke Anamorphic FF SF ya están aquí. Hasta 8 lentes forman el set por el momento, incluyendo un 85 mm macro. Son lentes full frame que cubren el formato 36×24. Todas ellas tienen una apertura de diafragma de T2.3 excepto el 85 mm y el 180 mm que son T2.8 y T2.9, respectivamente. 

Su construcción mecánica es robusta y fiable. Las Cooke Anamorphic FF SF no son precisamente ligeras ya que rondan los 4 kilos de media. Su diámetro frontal es el estándar para Cooke: 110 mm. Aunque también existe el 136 mm para algunas lentes del set.

Están equipadas con la tecnología /i para capturar información digital fotograma a fotograma. Esta recopila datos detallados de los lentes para los equipos de producción, efectos visuales y posproducción, y están diseñados para todas las películas cinematográficas profesionales montadas en PL y cámaras electrónicas. La tecnología / i proporciona a los directores de fotografía y operadores de cámara información vital sobre la configuración de la lente, la distancia de enfoque, la apertura y la profundidad de campo, la distancia hiperfocal, el número de serie, los datos del propietario, el tipo de lente y la distancia focal tanto en medidas métricas como de metraje. como datos de seguimiento inercial, datos de sombreado y distorsión.

Por sus características estéticas son compatibles con el resto de lentes Cooke, tanto esféricas como anamórficas pero tienen algo muy especial que las diferencia del resto. Esto es el SF o Special Flare; un flare más acusado, más libre y caprichoso que el flare de las anamórficas estándar. Este SF nos lleva a un look más vintage y cinematográfico. En definitiva, rodar con estas lentes es rodar a lo grande.